Sífilis

SÍFILIS

La enfermedad cursa en varias etapas:

Etapa primaria: Supone una invasión localizada y dura unas 8-12 semanas. El primer síntoma es una llaga (chancro), generalmente dura e indolora, en la parte del cuerpo que entró en contacto con la bacteria. Durante esta etapa la transmisión se realiza a través del contacto con los exudados del chancro, que suele estar situado en genitales, ano, labios o renguea…

Etapa secundaria: Dura de 1 a 4 años. Aparecen las lesiones mucocutáneas que también son responsables de la transmisión en esta etapa. Son las llamadas sifilides maculosas o roseola sifilitica.Pueden estar localizadas en diferentes partes del cuerpo, en las palmas de las manos, o en las plantas de los pies. Otros síntomas que se pueden sentir son fiebre leve e inflamación de los ganglios linfáticos, dolor de cabeza, dolores musculares, caida de pelo…

Etapa latente: La sífilis, si no es diagnosticada ni tratada durante mucho tiempo, puede entrar en una etapa latente, en la que no hay manifestaciones clínicas. Sin embargo, una tercera parte de las personas que están en esta etapa empeoran y pasan a la etapa terciaria de la sífilis.

Etapa terciaria (sífilis tardía): Las lesiones características de esta etapa son denominadas gomas, que tienden a localizarse en algunas zonas como la aorta, sistema nervioso, hígado o pulmón, pudiendo provocar importantes trastornos a estos niveles. En esta etapa, la persona infectada ya no puede transmitir la bacteria a otras personas, pero continúa en un periodo indefinido de deterioro hasta llegar a la muerte.

El contagio de la enfermedad puede producirse a través del chancro, las lesiones de la etapa secundaria, por contacto sexual o a través de la placenta.

El diagnóstico puede hacerse principalmente a partir de las manifestaciones clínicas y mediante diferentes pruebas analíticas (VDRL, TPI, FTA-abs, TPHA).

El tratamiento es efectivo y debe aplicarse lo antes posible, ya que algunas de las alteraciones que produce esta enfermedad pueden no ser reversibles.

En los casos de Sífilis congénita, las manifestaciones pueden aparecer en el nacimiento o pasados tres meses. Las alteraciones pueden ser: nariz en silla de montar, vesículas en palmas de manos y plantas de los pies, defectos óseos, defectos dentarios, sordera, retraso mental, etc.

La prevención de la enfermedad puede hacerse mediante el uso de preservativos, aunque hay que tener en cuenta que cuando hay lesiones, el preservativo no te protege contra la enfermedad, ya que puede no cubrir estas lesiones que son contagiosas.

Si te han diagnosticado una sífilis, debes comunicárselo a tus parejas sexuales para que a su vez se hagan las pruebas diagnósticas y realicen el tratamiento si es preciso.

Otras formas de Sífilis: Sífilis cardiovascular y Neurosífilis.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.